Las picaduras en el mar

Ola de Calor, como combatirla
26 junio, 2015
Consejos para el viajero
14 julio, 2015
Mostrar todo

Las picaduras en el mar

En una entrada anterior estuvimos analizando los efectos de las picaduras de los insectos en el  verano. Pero existen otras picaduras que nos interesan en este periodo: En este artículo nos vamos a fijar en dos de las que, más corrientemente, pueden estropearnos el disfrute del baño en el mar e incluso los de los días siguientes.

Picadura de medusa

medusa

Las medusas son un peligro cuando nos bañamos en el mar. Normalmente son difíciles de ver porque son casi transparentes, solo  si se presentan en forma de bandadas, su aparición, en nuestra zona de baño, se hace evidente. Cuando esta presencia es tan elevada que se puede considerar  plaga, las autoridades sanitarias suelen informar de su llegada a nuestras costas lo que nos puede permitir adoptar ciertas medidas preventivas para evitar el contacto con ellas.

¿Por qué pican las medusas?

Su cuerpo posee unas células que, cuando te rozan el cuerpo, se desprenden y el veneno que contienen en su interior penetra por la piel y origina unos efectos leves, en general, pero muy molestos. Estos efectos se manifiestan en forma de dolor y ardor inmediatos, para más tarde aparecer inflamación, enrojecimiento y, a veces, sangrado en el lugar de la picadura. Estas molestias suelen durar hasta 3 o 4 días. En los casos más graves, los síntomas que tendrá el afectado se asemejan bastante (urticaria y/o dificultad respiratoria) a los de una alergia, aunque la verdadera alergia a la picadura de medusa es muy rara.

¿Cómo prevenir las picaduras de medusa?

Evitaremos las picaduras de medusas estando atentos a la información que suministran las autoridades y observando la orilla de la playa porque, en caso de plaga, las veremos depositadas allí. En nuestras manos está que valoremos la información que tengamos y si concluimos que el riesgo de sufrir la picadura es elevado, nos abstengamos de introducirnos en el agua.

Otra cuestión que influye es el oleaje excesivo porque  la acción de las olas puede romper los tentáculos y los trozos flotantes resultantes quedan activos y son más difíciles de apreciar por lo que aumenta el riesgo de contacto y por eso, en este caso, habría que extremar las precauciones.

¿Qué hacer ante una picadura de medusa?

  • Limpiar la zona afectada por la picadura con suero fisiológico o agua salada. Nunca se debe utilizar agua dulce ya que podría romper las células urticantes, provocando otra picadura.
  • Examinar la picadura y si hay algún resto de tentáculo adherido a la piel, quitarlo con unas pinzas. Nunca se deben retirar estos restos frotándolos sobre la piel porque, además de que se pueden romper las células, el frotamiento da lugar a un «efecto masaje» que favorece una penetración más profunda de la sustancia dañina.
  • Aplicar frío a través de un paño durante unos 15 minutos. Recuerde otra vez: Nunca se debe frotar ni con toallas, ni con arena, ni con nada que pueda lastimarnos más.
  • Acudir al puesto de primeros auxilios, donde nos podrán administrar un antiséptico y el tratamiento que fuera necesario, o bien trasladarnos a un centro médico si el estado empeora.

 

Picadura de pez araña

Aunque las picaduras de pez araña no son tan frecuentes como las de las medusas, todos conocemos personas que la han sufrido, sabemos cómo duele y sus consecuencias son peores que las de las picaduras de medusas, por eso parece interesante conocer algo sobre ellas.

Es un pez, común en las aguas del mar Mediterráneo, vive semienterrado en el barro o en la arena de las aguas poco profundas. Nos podemos topar con él al pisarlo mientras nos bañamos o al pescarlo. Su aleta dorsal tiene unas puas venenosas. Si penetran en la piel inyectan  una sustancia que inmediatamente da lugar a un dolor intenso seguido de hinchazón en la zona, rojeces…hasta, a veces, dolor de cabeza, náuseas y vómitos.  Su veneno se destruye con el calor.

¿Qué hacer ante una picadura de pez araña?

  1. Dado el intenso dolor que producen es importante que nos asista alguien.
  2. Debemos retirar los restos sobre la zona de picadura.
  3. No se debe aplicar frio ni succionar la herida porque aumenta la posibilidad de que aparezcan complicaciones.
  4. Para desactivar el veneno, debemos sumergir la zona afectada en agua caliente (de 43 a 46 grados), lo que se pueda aguantar sin que aparezca una quemadura, entre 10 y 90 minutos o hasta que se empiece a sentir alivio.
  5. Si persisten las molestias, se pueden aplicar compresas de agua caliente.
  6. La cura definitiva se hará en un centro de urgencias donde se instaurará el tratamiento adecuado (a criterio médico, se pueden pautar antiinflamatorios, analgésicos y antibióticos) y se valorará la necesidad de realizar revisiones.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *