Las picaduras de insectos

El Sol y la piel
12 junio, 2015
Ola de Calor, como combatirla
26 junio, 2015
Mostrar tot

Las picaduras de insectos

Durante las estaciones de primavera y verano aumenta la incidencia de las picaduras de los insectos.  Y ello ocurre porque además de mantenerse o, incluso aumentar, las debidas a los piojos, que hoy se dan todo el año, se suman las de las abejas y avispas, pulgas, chinches, garrapatas… y otros cuya actividad biológica aumenta con la llegada del buen tiempo, como el mosquito tigre o la mosca negra, que por su virulencia  alarman a la población.

En general, la picadura de los insectos provoca una lesión en la piel, como consecuencia de la penetración de sus aguijones a través de ella y a las sustancias que el insecto inyecta, que hacen que se desencadenan una serie de reacciones, generalmente de tipo alérgico, que originan los síntomas. En el momento de la picadura se puede notar, o no, un ligero dolor que desaparece rápidamente pero los efectos que más nos importan son los que se producen después. En las personas que no tienen alergia al insecto, las molestias se limitan a la ligera lesión en la zona de la picadura, pero en los demás individuos, la reacción local es más acusada e incluso pueden producirse efectos generalizados cuyo pronóstico puede sobrepasar lo banal.

Incluso, sin considerar más que aquellos casos en los que la picadura por si misma pueda producir pocos efectos, es importante saber que, dependiendo del insecto de que se trate, pueden aparecer ciertas enfermedades derivadas de las bacterias o virus que se introduzcan al estar presentes en el “aparato inyector del insecto”.

Por tanto, la cadena de reacciones será:

En la primera etapa puede aparecer dolor. Éste sería máximo a los 30 minutos y disminuiría a las 3 o 4 horas. Después aparecerían la alergia local y los síntomas generalizados. La reacción alérgica  aparece tras dos picaduras, la primera origina la sensibilización, y tras la segunda, a veces muy distante temporalmente, se da la reacción alérgica.  Con cada picadura subsiguiente la reacción suele intensificarse. Sin considerar las sobreinfecciones, el grado de esta reacción alérgica determinará la gravedad del padecimiento.

En las picaduras de los mosquitos y de la mosca negra, en la zona lesionada se producen unas ronchas rojas que dan mucha picazón.

En las picaduras de los mosquitos y de la mosca negra, en la zona lesionada se producen unas ronchas rojas que dan mucha picazón. Hay que evitar rascarse porque  si lo hacemos, favorecemos la penetración de las sustancias que nos haya inyectado el insecto y la aparición de las infecciones secundarias (dermatosis y /o dermatitis infecciosas… más o menos graves).Las picaduras en la parte baja de las piernas suelen ser más graves porque son zonas que tienen peor circulación de la sangre que otras zonas del cuerpo y por eso es más fácil que se den lesiones más notorias de tipo vesícula, eccema o hasta úlcera.

Hay que evitar rascarse

 

Prevención

Para prevenir las picaduras se usan  sustancias de carácter volátil, bien aplicadas directamente sobre la piel, generalmente en forma de spray o loción, bien – la más utilizada hoy es la citronela-  mediante dispositivos especiales -el más corriente es en forma de pulsera- o sobre el vestido, que son mejor tolerados aunque algo menos eficaces. En ambos casos se obtiene un porcentaje de éxitos notable en el intento de evitar que  el insecto se pose en ella. También se pueden evitar picaduras cubriendo, en lo posible, las zonas de piel expuestas mediante la  vestimenta, vigilando la piel de los animales domésticos, y la ropa de cama.

 

Tratamiento

El tratamiento curativo depende del grado de sensibilidad que el paciente presente al alérgeno o a las otras sustancias que el insecto haya inyectado. Los casos comprometidos requieren de la actuación médica. Los primeros auxilios útiles son:

  • Aplicación de hielo o de sustancias refrescantes en el lugar de la picadura para retardar la absorción del veneno y reducir el picor.
  • Retirada del aguijón, en el caso de las abejas, para evitar la inyección  de todo el veneno que porta.
  • Evitar el rascado para impedir la penetración del veneno.
  • Tras la retirada del aguijón, considerar la aplicación de un antiséptico.

Para el tratamiento farmacológico acuda a los profesionales.

A continuación os dejamos unos enlaces a documentación muy útil sobre:

Mosca Negra

Mosquito Tigre

Picaduras de insectos y arañas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *